LA BUENOS AIRES-CARACAS Y LOS GRAND PRIX Y VIDEOS
Deporte: Carlos Irazábal Arreaza


    “¡Coche a la vista!” Así anunció en alta voz Vásquez Cárdenas, locutor de Radiodifusora Venezuela, cuando avis¬tó el coche conducido por Víctor García hacer su entrada en la Avenida San Martín de Caracas. Era el ganador de la déci¬mo cuarta y última etapa de la carrera automovilística Buenos Aires-Caracas, que partió de la capital argentina el 20 de octubre de 1948 y tocaba su fin el domingo 8 de noviembre a las cinco y treinta de la tarde. Esta competencia de carretera daría inicio a una serie de carreras de ruta que se celebraron en Venezuela y que culminaron con los cuatro grandes premios que se efectuaron entre 1955 y 1958, los tres primeros en la Avenida Los Próceres y el cuarto a circuito abierto.

 

 
MARÍA LIONZA, ENTRE PELÍCULAS Y VIDEOS
Cine: Rodolfo Izaguirre


    ¡Ella es la Reina! Posee una corte y sus dominios se extienden por las espesuras de Sorte, la montaña sagrada de Yaracuy que abriga experiencias, rituales y ceremonias que conforman en el país venezolano un complejo sincretismo religioso y cultural: ¡la devoción hacia María Lionza! El universo mágico-religioso de Sorte y la presencia de María Lionza, diosa de la selva y señora de todas las tierras, han sido tratados por el cine venezolano tanto en filmes documentales como en videos y series televisivas. El cine de ficción hizo una inolvidable alusión a María Lionza en Sagrado y obsceno (1976), cuando Hilda Vera interpretó a La Danta, una sacerdotisa de María Lionza que, sostiene Alfonso Molina en su libro Cine, democracia y melodrama. El país de Román Chalbaud, accede a todos los círculos gracias a los poderes que le concede esa figura mítica venezolana.